Lo que hace extraordinario,necesario o conveniente el gasto por Universidad

untitledSiempre se ha dicho que los gastos extraordinarios son aquellos que, quedando fuera de la pensión alimenticia propiamente dicha son imprevisibles en su surgimiento o en su cuantía. Se caracterizan, consecuentemente, y en principio por ser gastos imprevistos o imprevisibles. En punto a esta nota de su “imprevisibilidad en su cuantía”, se encarga de recordarnos una reciente resolución de la Audiencia Provincial de Barcelona (SAP Barcelona 18ª de 12/11/2018, rec. 314/2018, Ponente: Viñas Maestre, María Dolores) que el elevado coste de un determinado gasto en relación con el nivel económico de la familia afecta a la propia naturaleza del gasto y lo convierte en gasto extraordinario. Naturalmente si el gasto no puede calificarse como extraordinario, se entenderá que su coste queda incluido en la cuantía de la pensión de alimentos ordinaria mensual.

            Ahora bien, no debemos olvidar que, junto a la imprevisibilidad, la nota esencial que habría de presentar un determinado gasto para que pueda ser calificado como extraordinario y obligatorio – de cargo proporcional a ambos progenitores fuera de la pensión de alimentos mensual- radicaría en su necesariedad  para el desarrollo de los hijos. Si el gasto no puede calificarse de necesario simplemente resultaría conveniente y en tal caso solo podrá ser afrontado voluntariamente por los padres. Y precisamente es aquí donde suelen plantearse las más frecuentes disputas entre los progenitores, lo que generalmente acaba siendo resuelto por el Juez de Familia.

           En el caso de los gastos por Universidad de los hijos, la casuística judicial sobre la naturaleza de este gasto es tan grande como cada situación familiar: Puede deducirse tanto su carácter ordinario o extraordinario como, en este último caso, su necesariedad o mera conveniencia, de múltiples factores y circunstancias: de los términos del consenso previo entre los progenitores en el Convenio Regulador o de los términos de la Sentencia, de la trayectoria curricular del hijo, en función del tipo de estudios, del tipo de Universidad todo ello puesto en relación con su coste total…

           En este contexto, en la resolución que citaba anteriormente es estima que aunque la hija no haya podido acceder a una Universidad pública al no haberse superado la nota de corte no puede entenderse que el gasto de la Universidad privada sea necesario en el sentido de inevitable, pues se puede acceder a los estudios superiores por otros canales. Y no siendo necesario el gasto deja de resultar obligatorio asumir su costo por ambos progenitores; por ello la Audiencia Provincial revoca el pronunciamiento del Juzgado de familia que imponía el pago por mitad de los gastos de la Universidad privada. Ahora bien, como decía, lo cierto es que es que podría haber sido asumido voluntariamente -como gasto conveniente- por los progenitores lo que hubiera requerido el consentimiento de ambos; pero en el caso enjuiciado el padre se opuso a dicho pago por razones de insuficiencia económica.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s