Los argumentos imbatibles para defender una custodia compartida en un Juzgado de Euskadi

Homer vascoEl 10 de octubre de 2015 entró en vigor la Ley 7/2015 de relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores” y conocida más popularmente como “Ley vasca de custodia compartida”. Después de transcurridos más de dos años de vigencia podemos llegar a alcanzar algunas conclusiones respecto a su desarrollo jurisprudencial en la práctica de las Audiencias Provinciales de Euskadi.

La premisa: Preferencia legal por la custodia compartida

         Siguiendo la doctrina jurisprudencial sentada por el Tribunal Supremo, el legislador vasco configura legalmente la custodia compartida como el régimen normal, deseable y adecuado que habrá de adoptarse judicialmente, como primera opción preferente, siempre que sea posible, teniendo en cuenta y valorando todas las circunstancias concurrentes y sin perder de vista el interés superior del menor. Configurada así legalmente la custodia compartida, la consecuencia es clara: se adoptará el sistema de custodia compartida salvo que se vislumbre que sea perjudicial para el menor.

      La práctica judicial pone de manifiesto que los motivos inconvenientes que habitualmente suelen ser alegados por uno de los progenitores, Ministerio Fiscal o Equipo Psicosocial para desaconsejar la custodia compartida tienen que ver con las malas relaciones entre los progenitores, la indisponibilidad laboral de horarios de alguno de los progenitores, o la imposibilidad de conciliar la vida laboral y familiar, la ubicación de los domicilios de ambos progenitores y la desestabilización de los menores. la mayor implicación de uno de los progenitores en el cuidado de los hijos durante la convivencia, la corta edad de los hijos, la opinión contraria de los hijos o los resultados en los Informes de especialistas

La consecuencia: Los argumentos irrebatibles de las Audiencias Vascas

         Pues bien, el análisis de la Jurisprudencia que las AAPP vascas han ido vertiendo desde la entrada en vigor de la Ley 7/2015, tal y como expongo pormenorizada y extensamente en mi ebook recientemente publicado “La custodia compartida en Euskadi (análisis doctrinal y práctica jurisprudencial)” pone de manifiesto que, en virtud de configuración legal preferencial de la custodia compartida, las resoluciones tienden a tratar de remover y superar todos los posibles inconvenientes, obstáculos u objeciones es que puedan dificultar la instauración y desarrollo de la custodia compartida apelando a la responsabilidad, la voluntad y al esfuerzo de los progenitores a adoptar soluciones y decisiones que la faciliten. Con claridad puede afirmarse que existe una voluntad decidida y firme en los Juzgados y Tribunales vascos de -en la medida de lo materialmente posible- promover e incentivar la custodia compartida.

       En efecto, la postura de la Jurisprudencia de las Audiencias Provinciales vascas consiste, con claridad, en entender que si concurren los requerimientos necesarios tanto logísticos como de capacidad parental y vinculación afectiva con los hijos para poder desarrollar la custodia compartida y no se comprueba la existencia de razones o causas graves y concretas que excluyan tal posibilidad, debe adoptarse judicialmente este sistema.

        En síntesis, las Audiencias Provinciales vascas en sus resoluciones, si queda acreditada la capacidad parental y la vinculación afectiva del menor hacia ambos progenitores, abogan siempre por intentar minimizar y soslayar -en lo posible- la importancia de los inconvenientes que se presenten en la medida de las ventajas que comporta la instauración de la custodia compartida apelando en último término al esfuerzo y responsabilidad de los progenitores .

        En este sentido, el Tribunal Supremo no se ha sustraído a señalar estas ventajas de una custodia compartida exitosa (STS 1ª de 25 de noviembre de 2013):

a) Se fomenta la integración del menor con ambos padres, evitando desequilibrios en los tiempos de presencia.

b) Se evita el sentimiento de pérdida.

c) No se cuestiona la idoneidad de los progenitores.

d) Se estimula la cooperación de los padres, en beneficio del menor, que ya se ha venido desarrollando con eficiencia.

Así que, sin lugar a dudas, bien puede decirse que la Jurisprudencia de las Audiencias Provinciales vascas se esfuerzan en superar inconvenientes, en la medida de lo posible, para buscar estas ventajas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s