El supuesto de cuidado de mascota que no puede resolver el Juez de familia que quizás desconozcas

En uno de mis numerosos destinos en unidades judiciales se nos planteó la admisión o no a trámite de una demanda formulada ante un Juzgado especializado en Familia por uno de los miembros de una pareja de hecho en la que solicitaba la atribución del cuidado de un perro («Sultán«, por más señas) adquirido por ambos durante la convivencia, ahora rota. La pareja -joven, por otra parte- no tenía hijos en común.

Como es bien conocido, con la promulgación de la Ley 17/2021, de 15 de diciembre, sobre el régimen jurídico de los animales, se ha venido a superar una concepción de los animales como meras «cosas» para considerarlos seres sensibles. Dicha ley introduce la necesidad de decidir en los procesos derivados de crisis familiares sobre el destino de los animales de compañía y obliga a ponderar el bienestar animal y el vínculo afectivo entre los animales y los miembros de la familia.

De este modo. el art. 91 C.C, en su nueva redacción, prevé que, en las sentencias de nulidad, separación o divorcio, en defecto de acuerdo de los cónyuges o de falta de aprobación del mismo, el juez necesariamente “determinará… el destino de los animales de compañía”. En concreto, según se desprende del art. 94 bis C.C, en defecto de acuerdo, el Juez debe decidir sobre tres aspectos: Si confía a los animales de compañía para su cuidado a uno o ambos cónyuges; si toma la decisión de confiar el cuidado a uno de los cónyuges, la forma en la que el cónyuge al que no se le hayan confiado podrá “tenerlos en su compañía”; reparto de las cargas asociadas al cuidado del animal.

Incluso a tenor de la redacción actual de los artículos 103.1 bis CC y. 771.2, párrafo
2º LEC, en los procesos de nulidad, separación y divorcio contenciosos es posible acordar medidas provisionales en relación a los animales de compañía.

Como se puede comprobar hasta ahora nos estamos refiriendo siempre a procesos de «nulidad, separación o divorcio» matrimonial.

Ahora bien ¿Quid sobre las parejas de hecho, no casadas? ¿Resulta posible acordarse medidas judiciales en relación a los animales de compañía de parejas de hecho?

La respuesta a este interrogante obliga a distinguir en función de si en la pareja no casada existan o no hijos comunes menores de edad:

Si existen hijos menores de edad, nos hallamos en el caso de las denominadas «Medidas paterno-filiales». El art. 748.4 LEC incluye entre los procesos especiales de familia que regula el Libro IV de la LEC “los que versen exclusivamente sobre guarda y custodia de hijos menores o sobre alimentos reclamados por un progenitor contra el otro en nombre de los hijos menores”. Por tanto, si se sigue algún procedimiento de familia de los arts. 769 y ss. LEC de medidas paterno-filiales respecto a hijos menores habidos fuera del matrimonio (mutuo acuerdo, contencioso, medidas provisionales o de modificación de medidas), estimo que no existirá problemas en que se aborden en el seno de los mismos las cuestiones relativas al destino, cuidado y cargas asociadas al cuidado de los animales o se apruebe en su caso, los acuerdos alcanzados al respecto por los convivientes/progenitores en el Convenio Regulador.

Ahora bien, -ya fuere por decisión consciente o por olvido inconsciente del legislador-, lo cierto es que no existe una previsión legal en la LEC que permita tramitar por los cauces de los procesos especiales de familia de los arts. 769 y ss. LEC las cuestiones que versen exclusivamente sobre animales domésticos en caso de ruptura de parejas de hecho si no existen hijos menores de edad.

Asi las cosas, aquella demanda de la que hablaba al principio de este post quedó abocada a su inadmisión, quedando abierta la posibilidad de plantear en el proceso declarativo pertinente en aras a la posibilidad de reparto de la propiedad (nueva redacción de párrafos 2 y 3 del art. 404 C.C en sede de división de cosa común) e incluso establecer medidas para convivencia con el animal incluso por el no conviviente de hecho titular, aplicando por analogía el mencionado precepto 404 C.C.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s