Abono de gastos ordinarios en custodia compartida:¿En cuenta bancaria conjunta?

pago de alimentos en custodia compartidaEs bien conocido que la custodia compartida no exime del pago de pensión de alimentos a cargo de uno de los progenitores en determinados casos y condiciones.

Fuera de estas situaciones, habitualmente, tras establecerse la custodia compartida de los hijos menores, gran parte de los Tribunales, establecen la obligación de éstos de abrir una cuenta corriente bancaria mancomunada, para afrontar los gastos ordinarios de los hijos, debiendo ingresar cada uno de ellos la cantidad que les haya sido impuesta. Sin embargo, no todos los Jueces y Tribunales estiman esta solución como la más adecuada.

Dos ejemplos jurisprudenciales resultarán más que ilustrativos de las dos posturas antagónicas que existen en las Audiencias Provinciales sobre el asunto. En favor de esta solución, se argumenta en la SAP A Coruña de 2 de noviembre de 2016 : “…la obligación de creación de una cuenta con aportaciones conjuntas para aquellos gastos que no estén comprendidos en los que deban costearse durante la convivencia de los menores por estar ligado su devengo a tal vida conjunta, no supone una intromisión hiperreguladora del juzgador en la organización económica de los padres, sino ante una medida lógica para evitar conflictos ante la evidencia de que existen tal clase de gastos. Si los padres son capaces de autorregularse en tal materia sin conflictos, todos estarán de enhorabuena y nada debe obstar a que tal medida sea subsidiaria a los acuerdos a los que puedan llegar -y que puedan demostrar- al respecto, pero introducir tal clase de medida es una cautela plenamente razonable para evitar perjuicios, siendo el carácter mancomunado la forma lógica para evitar actuaciones unilaterales”.

En contra de esta solución encontramos la SAP Albacete de 12 de enero de 2017 en la que se asevera que “en la práctica forense no es habitual el establecimiento de esa contribución de ambos progenitores a un fondo común salvo acuerdo de los mismos” de manera que “habiéndose establecido que cada progenitor correrá con todos los gastos de alimentos de la hija común mientras reside en su domicilio, nada justifica desde un punto de vista objetivo que, además, se tenga que constituir un fondo común con cuota fija de los padres para la cobertura de gastos ordinarios diferentes de esos alimentos, que deberán ser sufragados por mitad por ambos progenitores al igual que los gastos extraordinarios”.

Anuncios

2 Comments

  1. La segunda postura es la más común conforme mi trayectoria profesional, y si analizamos el asunto, puede ser la más coherente conforme al análisis de la figura de la custodia compartida. En estos tipos de custodia, nos encontramos que ambos progenitores participan por igual en las obligaciones económicas del menor, puesto que desde el momento que hagamos participar a esos progenitores de una cuestión económica común puede derivar en un perjudicio entre las partes. Imaginemos un embargo de uno de ellos, seguramente afectaría a esos emolumentos destinados al menor, con el consiguiente perjuicio y evidenciando por tanto el interés superior del menor, que es el objeto a proteger.

  2. De cualquier modo, sin perjuicio del acuerdo de las partes sobre el modo de afrontar estos gastos, quizás no sea una mala praxis por parte de los Juzgados señalar un sistema subsidiario (cuenta mancomunada) para el hipotético caso de desacuerdos ¿Qué opinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s