La entrega de ropa y enseres junto con el menor al ejercitarse el derecho de visita (I)

Niño maletaParece de sentido común entender como un deber elemental del progenitor custodio la entrega, junto con el menor, de los artículos necesarios para su vestido, higiene y aseo personal, así como un pequeño ajuar personal de la ropa que va utilizar durante la estancia en casa del progenitor con quien no convive habitualmente. Y también parece obligación elemental del progenitor no custodio procurar que el menor vuelva con el custodio con todos esas ropas y enseres.

        Y parecen deberes tan elementales y de sentido común que un examen somero de la Jurisprudencia revela que en general son remisas a determinar expresamente dicha obligación en las resolución dentro del conjunto de medidas de carácter personal y económico tras la ruptura de la convivencia los progenitores, pues no tiene encaje posible en las previsiones de los Arts. 91 C.C y 775 LEC debiéndose acudir, si se incumple, al trámite de ejecución de Sentencia. Y es que “sin perjuicio de situaciones excepcionales, los regímenes de visitas se fijan en el ámbito judicial siempre desde lo general, esto es, de lo adecuado a la generalidad de las familias, asegurando el mantenimiento del vinculo afectivo y el apego al no custodio, siendo en todo caso de mínimos, o lo que es lo mismo, se regula lo indispensable al fin dicho, sin judicializar la totalidad de la problemática, ni hacerla extensiva a todos, a cada uno y a los más nimios detalles. Además las visitas se fijan para la coyuntura de desacuerdo, sin que sea dable inflexibilidad que derive de quedarse en la literalidad de las palabras si concurrieran factores que justifiquen otros criterios de desarrollo, a los que ahora no se puede responder, pues dependerán en exclusiva de la casuística, debiendo en todo lo que no venga previsto, en lo que sea marginal o exceda de la sentencia (como facilitación de teléfono móvil y comunicaciones telefónicas, entrega de ropas , o de DNI, pasaporte, o tarjeta sanitaria, respecto de la que, por cierto, bien puede recabar el padre un duplicado), invitarse a los progenitores al diálogo y al consenso, como adultos que son, en situación de absoluta normalidad alcanzando extrajudicialmente cuantos pactos consideren oportunos al respecto, en interés y beneficio de su propio hijo (SAP Madrid 22ª de 4 de junio de 2013 y 14 de enero de 2014). Al tener ambos progenitores la patria potestad compartida, la cual se debe ejercer siempre en beneficio de los menores, la misma comprende aquellas obligaciones que recoge el Art. 154 C.C. En consecuencia, tanto el padre como la madre deben velar por que los hijos tengan a su disposición lo necesario para el vestido, sustento, ocio, estudio, etc., sin que tengan que duplicarse los gastos a realizar a tal fin, de ahí que se le imponga al progenitor que menos tiempo está con los hijos la obligación de abonar una cantidad de dinero en concepto de alimentos. Una solución para evitar estas controversias es permitir al progenitor que abona los alimentos que algún mes pague menos cantidad, y aplique el resto a comprar ropa y enseres para los hijos para cuando estén con él, evitando con ello el llamado “síndrome del niño maleta“.

      

            Por las razones expuestas se estima por ello que, cuando la sentencia fija las medidas relativas a la guarda y custodia y la contribución de los progenitores a los alimentos de los hijos, está resolviendo sobre estos extremos, de ahí que la sentencia no tenga que resolver expresamente sobre esta cuestión. A modo de ejemplos; la SAP Cádiz 5ª de 4 de abril de 2014 dispone que no procede acordar la obligación de que la madre entregue a los hijos con ropa y medicamentos ya que es inherente a la entrega y en todo caso objeto de ejecución si se incumple: “...Se solicitó asimismo que la madre entregase a los menores con las ropas adecuadas y los medicamentos precisos. Ni se acredita que la madre no haya realizado o cumplido tal obligación, ni se han modificado las circunstancias de hecho, ni tal materia es objeto de una modificación de medidas, sino en su caso podrá serlo de una ejecución de sentencia si la madre entregase a los menores sin dichos elementos, ya que dicha obligación es inherente a toda entrega de los mismos, pero no precisa ser enunciada expresamente”; la SAP Vizcaya 4ªde 15 de julio de 2014 entiende que debe la madre entregar para las visitas de fines de semana y vacaciones la ropa y enseres necesarios sin necesidad de pronunciamiento judicial expreso en este sentido: “No vamos a efectuar pronunciamiento expreso sobre que la menor debe acudir los fines de semana y periodos vacaciones que estén con su padre con la ropa y enseres necesarios, porque al formar parte de los alimentos que abona el apelante a la progenitora custodia atendiendo al art. 142 y ss del Código Civil, es evidente que madre habrá de hacer entrega al padre de la ropa necesaria y propia de la menor para el tiempo en que Carmen vaya a permanecer con su padre, siendo por tanto materia de ejecución de sentencia judicial la dejación de la madre a este respecto, que por otra parte no ha resultado acreditada en este procedimiento judicial de modificación de medidas definitivas.”. Y mayor claridad aun, la SAP Madrid 22ª de 27 de junio de 2014: “Las demás medidas cuya adopción interesa el recurrente, y en concreto las relativas a la entrega de ropa suficiente o información sobre los problemas de salud del hijo, no tienen encaje posible en las previsiones de los artículos 91 C.C y 775 LEC, en cuyo marco legal se desenvuelve la presente contienda, por lo que las acciones que, al respecto, puedan asistir a dicho litigante, por posible incumplimiento de las obligaciones sancionadas en el anterior procedimiento, han de derivarse a la fase de ejecución de la sentencia que puso fin al mismo”.

         No obstante, siendo éste el criterio general, no faltan casos excepcionales y circunstancias particulares que reseñaremos y desarrollaremos en un próximo artículo del Blog.


Si te resultan rigurosos e interesantes mis artículos, visita mi Consultoría de Servicios Jurídicos especializada en Derecho de Familia www.jurisprudenciaderechofamilia.com

Estudio y analizo por ti : Elaboración de Dictámenes, Estudios e Informes sobre viabilidad de demandas o recursos, contenido y vigencia de normas extranjeras de Familia, búsqueda, recopilación y sistematización de Jurisprudencia, Doctrina, Formularios…¡Puedo serte muy útil!

¿te ha parecido interesante y útil este artículo? Compártelo en tus redes sociales: A otras personas tambien les puede interesar.

Si quieres recibir las próximas entradas, suscríbete al Blog

Anuncios

9 Comments

  1. Por la experiencia durante varios años en derecho de familia, los progenitores con independencia de las relaciones personales entre ellos, muy sensatamente, procuran que en cada domicilio el menor cuente con su propio ajuar y así evitan las pérdidas y el deterioro en muchos casos de prendas.
    El proceso ejecutivo me lo he encontrado cuando no se quiere informar sobre los tratamientos médicos o bien cuando no se hace entrega del DNI y la tarjeta sanitaria.
    En estos casos la ejecución ha de ser contundente, pues se trata de enseres personalísimos del menor que forman parte de sus derechos inherentes, no así como las ropas o zapatos que por venganzas de los progenitores recurren a la pérdida fortuita, o bien al más grave deterioro y desaliño que nos podemos encontrar.
    Deberían de pronunciarse las Audiencias al respecto, en el sentido de obligar a los progenitores a la práctica de proveer al menor de todo lo necesario en cada uno de los domicilios en donde vaya a encontrarse, los que lo hacen voluntariamente evitan muchos procesos judiciales.

  2. Muchísimas gracias por tu excelente artículo Cristóbal Pinto, te pedí consejo, y me haces este precioso regalo!!! Me ha resultado de gran ayuda tu aportación, y quiero darte las gracias desde aquí.
    Tengo un procedimiento en curso, en el que la madre, como en muchas ocasiones, entrega a los menores sin la ropa, sin las prendas necesarias y sin los enseres personales que los pequeños necesitan para su vida diaria. El padre, cada vez los tiene que comprar…. y a parte tiene que pagar la pensión de alimentos.
    Existe ilícito penal?
    Se trata simplemente de un ilícito civil objeto de ejecución de sentencia?
    Tengo muchas dudas, y Cristóbal me ha ayudado mucho a esclarecerlas, veremos qué piensa Su Señoría.
    Muchas gracias!!!

    1. Ana: Si el hecho punible se produjese a partir de mañana 1 de julio en principo la via penal quedaría vedada puesto que se ha derogado la falta del 618.2 CP 1995. Logicamente queda expedita la vía civil a traves de una demanda ejecutiva. Pero una forma de abrir camino en via penal sería solicitar expresamente que se aperciba al ejecutado/a de incurrir en el delito de desobediencia a la autoridad judicial previsto en el Art. 556 CP (de nueva redaccion). Incluso se me ocurre que esta forma de operar en vía civil sería igualmente válida para hechos producidos antes del 1 de julio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s