Derecho de alimentos y concurso de acreedores (Colaboración de Rafael Dueñas)

alimentos y concurso de acreedores El derecho de alimentos en favor del propio concursado deudor dentro del Concurso de Acreedores de persona física es una figura poco conocida contenida en el Art. 47 Ley concursal junto con el derecho de alimentos en favor de las personas respecto de las que tiene obligación de prestarlos. Cuenta en esta ocasión el Blog con la colaboración del Abogado donostiarra Rafael Dueñas quien en este didáctico artículo nos expone la configuración legal y jurisprudencial de este derecho de alimentos.

Derecho de alimentos y concurso de acreedores

         Aún cuando el concurso de acreedores es una institución principalmente mercantil, no podemos obviar que cualquier particular puede someterse a la misma, en aquellos casos en que cumpla con los requisitos fijados por la Ley concursal, es decir, en caso de encontrarse en situación de insolvencia manifiesta o inminente y ante una pluralidad de acreedores.

            En estos casos tan poco habituales, durante la tramitación del procedimiento concursal, el deudor tendrá intervenidas sus facultades de disposición de sus bienes, pero encontrándonos ante personas físicas es preciso establecer una cuantía para alimentos con los que socorrer sus gastos personales- sin perjuicio de socorrer los gastos ordinarios.

¿Quién está legitimado para solicitar, revocar o modificar estos alimentos en un concurso de acreedores?

         Establece el artículo 47 de la Ley concursal que la cuantía y periodicidad serán, (1) en caso de intervención, las que acuerde la administración concursal y, (2) en caso de suspensión, las que autorice el juez, oídos el concursado y la administración concursal. En este último caso, el juez, con audiencia del concursado o de la administración concursal y previa solicitud de cualquiera de ellas, podrá modificar la cuantía y la periodicidad de los alimentos.

         No se considera legitimado para estas solicitudes a ninguno de los acreedores, puesto que el cauce del artículo 47 de la Ley concursal es el específico para esta determinación, mientras que los acreedores tienen el cauce del incidente concursal pero sólo “para las eventuales disputas referentes a la calificación o al pago de los créditos contra la masa, pero no para tratar si es o no procedente la fijación de los alimentosSentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Palma de Mallorca (Baleares) de 02/11/2007 (JUR 2008/350816).

             Cualquier intento de un acreedor de modificar o revocar dicha pensión de alimentos chocaría con la declaración de inadecuación del procedimiento, dado que el cauce del artículo 154.2 de la Ley concursal es inadecuado para modificar el procedimiento propio de alimentos.

¿A cuánto asciende la cuantía de alimentos?

        En primer lugar hemos de aclarar que no hay una norma que establezca categóricamente la cuantía pero que en todo caso hemos de distinguir de la pensión de alimentos, aquellos gastos corrientes como son (1) suministros- telefonía, electricidad, gas, agua-, (2) tasas públicas, (3) cuotas periódicas por préstamos o créditos, que deben satisfacerse como créditos contra la masa y (4) otros gastos que deban sostenerse con carga a la masa por imperativo legal..

            Por lo tanto, la cuantía de la pensión de alimentos debe sostener los gastos personales del deudor.

         No existiendo una norma que determine la cuantía viene aplicándose el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples recogido mediante el RDL 3/2004, de 25 de junio para la racionalización de la regulación del Salario Mínimo Interprofesional y para el incremento de su cuantía), sustituto del SMI para efectos no salariales. Este año 2014 asciende a 532,51 € (Disp. Adic. 80ª de la Ley 22/2013), salvo que se justifique algún pronunciamiento especial, explicando sus circunstancias particulares Auto del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Bilbao de 24/03/2009 (Concurso 219/2008).

            No podemos en cualquier caso hacer una norma de esta cuantía, ya que no hay que olvidar que la casuística es tan amplia como las circunstancias de cada caso puedan existir, y que queda a la discrecionalidad de la administración concursal en caso de intervención y del Juez de lo Mercantil en los casos de suspensión de las facultades de administración de sus propios bienes.

Rafael Dueñas Rafael Dueñas Garralda es Abogado de empresa con Despacho abierto en Donostia-San Sebastián con especial dedicación al Derecho Mercantil, Concursal y Penal económico. También ejerce como Mediador, Arbitro y Administrador Concursal. Pertenece y ostenta el cargo de Secretario del Instituto para el Fomento del Arbitraje y la Mediación (IFAM).

Su página web contiene un interesante y recomendable Blog sobre temas de Derecho concursal, mercantil y penal económico: http://www.rafaeldueñas.com/blog/


También puedes le seguir en LinkedIn: https://www.linkedin.com/pub/rafael-due%C3%B1as-garralda/19/43b/662 y en Twitter: https://twitter.com/Rafael_Duenas

¿te ha parecido interesante y útil este artículo? Compártelo en tus redes sociales: A otras personas tambien les puede interesar.

Si quieres recibir las próximas entradas, suscríbete al Blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s