Divorcio: Aun cuando no exista una norma que expresamente lo prevea, al recaer sentencia firme de divorcio se extinguen las medidas de separación conyugal

STS, Civil sección 1 del 01 de Octubre del 2004 ( ROJ: STS 6138/2004) Recurso: 5/2003 | Ponente: FRANCISCO MARIN CASTAN

PRIMERO.- Indiscutidos los hechos de la demanda, sintéticamente expuestos en el antecedente de hecho primero de esta sentencia, la cuestión a resolver por esta Sala consiste únicamente en determinar si constituye o no error judicial el criterio general de uno de los tribunales de apelación de la provincia de Madrid, especializado en asuntos de familia, según el cual la sentencia de divorcio deja sin efecto las medidas de estricto derecho privado acordadas en la precedente sentencia firme de separación conyugal, en concreto y en este caso la pensión compensatoria a favor de la esposa, si en el juicio de divorcio nada se pide al respecto por ninguno de los litigantes, en este caso ni por el esposo en su demanda de divorcio ni por la esposa, hoy demandante, al oponerse a la misma.

Conviene, no obstante, puntualizar otros datos de hecho también relevantes: primero, que al iniciarse el juicio de divorcio se estaba tramitando un incidente de modificación de las medidas de separación instado por el esposo, el cual finalizaría por sentencia del mismo tribunal de apelación posterior a la dictada en la apelación de la sentencia de divorcio; segundo, que por auto dictado en ejecución de la sentencia de separación habían quedado extinguidas las pensiones alimenticias acordadas en su día a favor de los hijos; tercero, que en su contestación a la demanda de divorcio la hoy demandante se limitó a manifestar su oposición y a alegar defecto legal en el modo de proponerla por pedirse en la misma únicamente la declaración de divorcio con los efectos inherentes a tal pronunciamiento; cuarto, que la sentencia de primera instancia desestimó dicha excepción por ser libre el esposo para limitar de ese modo las peticiones de su demanda de divorcio “sin perjuicio de lo que la demandada pueda instar en su escrito de contestación bien por vía de oposición, bien por vía reconvencional”; y quinto, que la hoy demandante centró su apelación de la sentencia de divorcio en esa misma excepción por entender que era el actor quien tenía que haber precisado los efectos inherentes a la declaración de divorcio para que el juzgador pudiera resolver al respecto y ella misma allanarse en su caso, planteamiento rechazado por el tribunal de apelación, que ratificó el criterio del juzgador del primer grado sobre la posibilidad de la entonces demandada de haber instado lo que le conviniera por vía de oposición o de reconvención, máxime cuando habían quedado ya extinguidas las pensiones alimenticias a favor de los hijos.

SEGUNDO.- Pues bien, sin necesidad de pormenorizar la jurisprudencia de ésta y las demás Salas del Tribunal Supremo sobre la magnitud que ha de tener la equivocación o el descuido del juzgador para llegar a constituir error judicial, jurisprudencia sobradamente conocida por las partes según demuestran sus escritos y los informes ante esta Sala en el acto de la vista, la presente demanda sobre reconocimiento de error judicial ha de ser desestimada porque, cualquiera que sea la opinión que merezca el referido criterio de uno de los tribunales de apelación de la provincia de Madrid especializados en asuntos de familia, lo cierto y verdad es que no incumbe ahora a esta Sala corregirlo, o en su caso ratificarlo, a modo de tribunal de casación o unificador de doctrina, sino determinar si, en función de todas las circunstancias concurrentes, su aplicación al caso concreto fue o no constitutiva de error judicial. Y la respuesta tiene que ser necesariamente negativa porque, aun cuando ciertamente no exista una norma que expresamente prevea la extinción de las medidas de separación conyugal al recaer sentencia firme de divorcio, ello no equivale a que, según pretende la parte demandante, en el caso examinado se haya aplicado una norma inexistente: en primer lugar, porque la superación de la separación por el divorcio, con la consiguiente disolución del vínculo conyugal, es algo indiscutible, por muy firme que fuera la sentencia acordando la separación con sus correspondientes medidas; y en segundo lugar, porque no puede olvidarse la muy reduccionista oposición de la hoy demandante a la demanda de divorcio, limitándose prácticamente a reprochar la falta de concreción de los efectos inherentes a la declaración de divorcio solicitada cuando, precisamente, nada le impedía a ella misma haber introducido en el debate la cuestión de la pensión compensatoria a su favor una vez que ya habían quedado extinguidas las pensiones alimenticias a favor de los hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s