Pensión compensatoria. Extinción por vida marital de la ex esposa (Art. 101 C.C). Doctrina jurisprudencial de la Sala al respecto.

STS, Civil sección 1 del 28 de Marzo del 2012 ( ROJ: STS 2534/2012) Recurso: 1002/2010 | Ponente: ENCARNACION ROCA TRIAS

Pensión compensatoria. Extinción por vida marital de la ex esposa. Según doctrina de esta Sala la calificación de la expresión “vida marital con otra persona” puede hacerse desde dos puntos de vista distintos: uno, desde el subjetivo, que se materializa en el hecho de que los miembros de la nueva pareja asumen un compromiso serio y duradero, basado en la fidelidad, con ausencia de forma; otro, el elemento objetivo, basado en la convivencia estable. En general, se sostiene que se produce este convivencia cuando los sujetos viven como cónyuges, es decir, more uxorio, y ello produce una creencia generalizada sobre el carácter de sus relaciones. Los dos sistemas de aproximación a la naturaleza de lo que el Código denomina “vida marital” son complementarios, no se excluyen y el carácter no indisoluble del matrimonio en la actualidad no permite un acercamiento entre las dos instituciones sobre la base de criterios puramente objetivos distintos de la existencia de forma, porque es matrimonio el que se ha prolongado durante un mes siempre que haya habido forma y es convivencia marital la que ha durado treinta años, pero sin que haya concurrido la forma del matrimonio. Aplicando la doctrina anterior al presente caso debe concluirse que la convivencia tuvo el carácter de “vida marital” a los efectos de la extinción de la pensión, de acuerdo con lo establecido en el Código Civil en tanto que dichas relaciones tuvieron la característica de permanencia.

PRIMERO. Resumen de los hechos probados.

1º En la sentencia del divorcio de D. Dimas y Dª Angelina , dictada por el Juzgado nº 2 de Puerto de la Cruz en 24 octubre 1996, se reconoció a Dª Angelina una pensión compensatoria de 1000€ mensuales por concurrencia de desequilibrio.

2º Consta probado que desde el año 2006 Dª Angelina viene manteniendo una relación afectiva, con exclusividad, estabilidad emocional y vocación de continuidad, aunque no se ha demostrado que los convivientes compartan domicilio.

3º D. Dimas presentó una demanda de modificación de medidas, en la que, a la vista de estos hechos, pidió que se declarara extinguida la pensión. Se opuso Dª Angelina , quien reconoció la existencia de la relación, aunque argumentó que no se trataba de una convivencia estable.

4º La sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Puerto de la Cruz, de 26 mayo 2009 , declaró no haber lugar a la modificación de las medidas. Dijo que las circunstancias que concurrían en el caso no permitían deducir prueba suficiente “[…] para acreditar que tales relaciones gocen de intensidad, habitualidad y permanencia, como para ser tenidas semejantes a las que mantienen las personas unidas en matrimonio sin estarlo, y que consistan en una apariencia cierta de cumplimiento de deberes de convivencia, ayuda y fidelidad que se impone en los arts. 67 y 68 CC , ni que tengan una proyección, en lo económico con datos objetivables, como cuentas conjuntas, disfrute de bienes comunes, etc., que puedan llevarnos a la certeza de una comunidad de vida […]”.

5º Apeló dicha sentencia el marido D. Dimas . La SAP, sección 1º de Sta. Cruz de Tenerife, de 8 marzo 2010 , estimó el recurso y dejó sin efecto la medida sobre pensión compensatoria acordada en la sentencia de divorcio. Declaró probado que la convivencia de Dª Angelina con una tercera persona tenía “carácter afectivo, con exclusividad, estabilidad emocional y vocación de continuidad” ; de ello deducía que: a) en general, en estos casos se produce una dificultad probatoria, porque “no se escapa a la lógica el interés que subyace” en ocultar la relación convivencial, lo que dadas estas dificultades “se deba considerar suficiente la prueba indiciaria” ; b) la actualidad social ha relativizado las diferencias entre el matrimonio y la unión de hecho, de modo que “la estabilidad ya no es un dato tan relevante, o al menos ha de entenderse más limitada en el tiempo, referida solo a un propósito o proyecto de futuro “; c) de la prueba practicada se deducía que en este caso ” concurría el supuesto legal de convivencia similar a la marital que determina la extinción de la pensión compensatoria”.

6º Dª Angelina interpone recurso de casación por interés casacional, al existir jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales. Se admitió por ATS de 1 marzo 2011 . Figuran las alegaciones de la parte recurrida en oposición al recurso de casación.

SEGUNDO. El único motivo se funda en el Art. 477, 2, 2 LEC , por existir jurisprudencia contradictoria entre las Audiencias Provinciales, en la interpretación del art. 101 CC , en relación al concepto de vida marital que produce la extinción de la pensión compensatoria.

Motivo único. Denuncia la vulneración del art. 101 CC . La doctrina de la sentencia recurrida es contraria a la de las SSAP de Sta. Cruz de Tenerife, de 7 noviembre 2005 y 19 febrero 2007, que aun siendo del mismo ponente que la recurrida, mantienen un criterio contrapuesto; también a las SSAP de la sección 12 de Barcelona, de 3 diciembre 1999 , 21 marzo 2007 y 15 abril 2008 que exigen que la unión more uxorio tenga un carácter permanente y estable, de modo que se genere una posesión de estado familiar. Y finalmente, a las SSAP sección 3ª de Valladolid, de 5 junio 1999 y 12 mayo 2005 , que consideran que esta relación debe ser equiparable a la existente entre los cónyuges en una unión matrimonial ordinaria.

El motivo se desestima.

La reciente STS 42/2012, de 9 febrero , resuelve la cuestión planteada en este recurso. De acuerdo con el FJ 4º de la STS citada, para dar sentido al Art. 101 CC , “[…] deben utilizarse dos cánones interpretativos: el de la finalidad de la norma y el de la realidad social del tiempo en que la norma debe ser aplicada. De acuerdo con el primero, la razón por la que se introdujo esta causa de extinción de la pensión compensatoria fue la de evitar que se ocultaran auténticas situaciones de convivencia con carácter de estabilidad, más o menos prolongadas, no formalizadas como matrimonio, precisamente para impedir la pérdida de la pensión compensatoria, ya que se preveía inicialmente solo como causa de pérdida el nuevo matrimonio del cónyuge acreedor. El Código civil de Catalunya también incluye esta causa de extinción de la que denomina “prestación compensatoria”, en su art. 233-19 , 1, b), tal como lo había recogido el art. 86.1,c) CF .

Utilizando el segundo canon interpretativo, es decir, el relativo a la realidad social del tiempo en que la norma debe aplicarse, debe señalarse asimismo que la calificación de la expresión “vida marital con otra persona” puede hacerse desde dos puntos de vista distintos: uno, desde el subjetivo, que se materializa en el hecho de que los miembros de la nueva pareja asumen un compromiso serio y duradero, basado en la fidelidad, con ausencia de forma; otro, el elemento objetivo, basado en la convivencia estable. En general, se sostiene que se produce este convivencia cuando los sujetos viven como cónyuges, es decir, more uxorio, y ello produce una creencia generalizada sobre el carácter de sus relaciones. Los dos sistemas de aproximación a la naturaleza de lo que el Código denomina “vida marital” son complementarios, no se excluyen y el carácter no indisoluble del matrimonio en la actualidad no permite un acercamiento entre las dos instituciones sobre la base de criterios puramente objetivos distintos de la existencia de forma, porque es matrimonio el que se ha prolongado durante un mes siempre que haya habido forma y es convivencia marital la que ha durado treinta años, pero sin que haya concurrido la forma del matrimonio .

TERCERO. Aplicando la doctrina anterior, debe concluirse que la convivencia de Dª Angelina con una tercera persona desde 2006, que ha quedado plenamente probada y que la propia conviviente reconoció haberse producido, si bien sin estar de acuerdo con los efectos relativos a la pérdida de la pensión compensatoria, tuvo el carácter de “vida marital” a los efectos de la extinción de la pensión, de acuerdo con lo establecido en el Art. 101 CC , por las siguientes razones:

1ª La ex esposa demandada y su hija reconocieron en el acto del juicio que la convivencia era real y que tenía una duración de dos años en aquel momento.

2ª Aunque no se produjo una convivencia continuada bajo el mismo techo, el Sr. Dimas había acudido habitualmente a la vivienda de la Sra. Angelina no solo para visitarla, sino que también había residido allí muchos fines de semana

3ª Estas relaciones tuvieron las características de permanencia: en el momento de la demanda de la comparecencia en el acto del juicio la demandada y su hija dijeron que en aquel momento la convivencia tenía una duración de aproximadamente dos años.

4ª El entorno de Dª Angelina conocía estas relaciones, como lo demuestra la declaración de la propia hija de la recurrente.

5ª Los hechos probados permiten aplicar la anterior interpretación de lo que debe entenderse por “vida marital” en el Art. 101 CC .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s