Préstamo hipotecario sobre vivienda de propiedad proindivisa.Matrimonio bajo el régimen de separacion de bienes. Obligación de ambos cónyuges propietarios de hacer frente a las cuotas de las hipoteca

STS, Civil sección 1 del 26 de Noviembre del 2012 ( ROJ: STS 7751/2012)Recurso: 1852/2011 | Ponente: JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA

TERCERO.- El escrito de interposición del recurso de casación se basó en un único motivo, por infracción de los artículos 95 , 392 , 393 , 1325 , 1435 , 1437 , 1438 , 1440 y 1441 del Código Civil ya que ambos litigantes se encontraban casados en régimen de separación de bienes siendo titulares conjuntos de dos bienes inmuebles gravados con sendos créditos hipotecarios, y, sin embargo, la Sentencia recurrida, que confirma la de primera Instancia, considera la hipoteca como carga de matrimonio e impone la obligación de sufragarla al esposo. Las Sentencias de esta Sala en las que basó la existencia de interés casacional, son las de 31 de mayo de 2006 , de 28 de marzo de 2011 y 5 de noviembre de 2008 en relación con el concepto de cargas del matrimonio y la exclusión de la hipoteca como tal formulado afecta exclusivamente al aspecto patrimonial entre los cónyuges.

El motivo se estima.

Aun sin decirlo expresamente, la sentencia considera el pago de las cuotas del préstamo hipotecario que grava dos viviendas, incluida la vivienda conyugal, como una carga propia del matrimonio, y obliga a uno de los cónyuges a hacer frente al pago a una y a otra sin más motivación que la expresada anteriormente. Con tal pronunciamiento la sentencia desconoce las sentencias que se citan en el motivo, además de la de 29 de abril de 2011 , expresivas de que la hipoteca no puede ser considerada como carga del matrimonio, en el sentido que a esta expresión se reconoce en el artículo 90 del CC , porque se trata de una deuda contraída para la adquisición del inmueble que debe satisfacerse por quienes ostentan título de dominio sobre el mismo de acuerdo con lo estipulado con la entidad bancaria, en este caso por ambos cónyuges, con independencia de si su disfrute es otorgado a un concreto copropietario, y por tanto el pago de la hipoteca cuando ambos cónyuges son deudores y el bien les pertenece, no puede ser impuesta a uno solo de ellos, sino que debe ser relacionado y resuelto de acuerdo con el régimen de bienes correspondiente a cada matrimonio, que en el caso lo es de separación de bienes.

“La noción de cargas del matrimonio, dice la sentencia de 31 de mayo de 2006 , debe identificarse con la de sostenimiento de la familia, debiendo ser atendidas tales cargas por ambos cónyuges en cuanto abarcan todas las obligaciones y gastos que exija la conservación y adecuado sostenimiento de los bienes del matrimonio y los contraídos en beneficio de la unidad familiar, considerándose también como contribución el trabajo dedicado por uno de los cónyuges para la atención de los hijos comunes ( artículo 103-3ª del Código Civil ). Pero no cabe considerar como cargas del matrimonio los gastos generados por ciertos bienes que, aun siendo de carácter común, no son bienes del matrimonio, pues precisamente el régimen económico vigente durante la convivencia matrimonial ha sido el de separación de bienes que excluye cualquier idea de patrimonio común familiar. En consecuencia… la normativa aplicable a tales bienes era la propia del régimen general de la copropiedad, y en concreto el artículo 393 del Código Civil , que establece que el concurso de los partícipes en las cargas será proporcional a sus respectivas cuotas, que se presumen iguales…”

CUARTO.- La desestimación del recurso extraordinario por infracción procesal determina la imposición de las costas causadas al recurrente, mientras que la estimación del único motivo del recurso de casación determina que no se haya especial declaración sobre las mismas. En su vista, se casa y anula en parte la sentencia recurrida, manteniéndose todos sus pronunciamientos, incluido el de costas, excepto lo relativo a la distribución de las cuotas relativas al pago de las hipotecas que gravan las fincas pertenecientes al matrimonio, que deberán ser pagadas por mitad entre los cónyuges propietarios.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s